jueves, 3 de noviembre de 2011

No vale la pena.

He estado pensando que no vale la pena, no vale la pena estar llorando toda la noche por algo y menos por alguien. Llevo 9 meses llorando como una tonta por la misma persona y me he dado cuenta de que esa persona no mereces mis lagrimas. Ahora toca ser feliz. Levantar la cabeza bien alta y salir a la calle con paso firme. Ya no vale la pena nada, lo que paso; paso y fue bonito mientras duro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario